jueves, 11 de octubre de 2012

Par


Éramos o somos. 
Aquí tengo las tijeras para partir la distancia 
traigo el pegamento para pactar 
y los lazos de tela azucarada tono invisible 
para la práctica de apartarnos del pretérito. 
A partir de hoy no habrán dudas del ser. 
Estamos y fuimos 
contigo dejé mis ojos repartidos 
traigo tu nombre como vocación 
aparté una vocal como isla 
corrí el pestillo de la ventana 
y abrí tu nombre de pila 
como único amor. 
Estuve o estoy. 
Conseguí permisos 
permanecí y permanezco 
empapelada en su pensamiento 
prescrita portadora del aire, 
parada frente a su pista 
de esta primavera, privada, 
hasta que preste atención a las posturas 
hasta que se percate de mis partituras 
y la parte preparada para pactar 
Soy y estoy. 
Hasta que parta rumbo a reencontrarme 
las escenas persistirán en juntarnos al soñar. 
Parafraseando el presentir.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Par, la paridad, el dos por excelencia. Muchas cosas en la vida vienen a par, o tienen su lado dual: día/noche, calma/ira, pasado/presente, esperanza/resignación. Tus bellos versos, como siempre, juegan con el misterio del concepto de la dualidad. Aunque me parece que en el final adquieren una fuerza sincera y optimista. Hermosas palabras, Ema :)

Alvaro dijo...

Algunas personas consideran que no "son" hasta que no encuentren la mitad que les falta. Mientras tanto, ¿qué son?