domingo, 29 de agosto de 2010

Los ruidos


Sospechaba los ruidos.


Pobre, tú, tan sensible
¡Qué no ladren los perros!
Por ti, aunque, también por mí,
por respeto a tus oídos,
tu sonrisa y pureza.
Yo puedo taparme las orejas,
fingir tranquilidad,
arrancarme los ojos y soñar.
Desde que te esperaba
ya practicaba las muecas.
No harás falsedad, eres genuino.
Ellos, dolorosamente ciegos,
sordos y equívocos.

(Tal vez, sólo sea por mí)

3 comentarios:

Juan Carlos T. V dijo...

BUEN POEMA MUY BUENO..ES CIERTO LOS RUIDOS SON MAS ESPANTOSOS CUANDO SE DESATANB EN EL SILENCIUO VERDAD..

" Yo puedo taparme las orejas,
fingir tranquilidad,
arrancarme los ojos y soñar."

MUY BELLAS PALABRAS , PASE A VISITARTE CUIDATE UNA ABRAZO Y UN GUSTO CONOCERTE...POIESIS...

Teresa dijo...

Desde que te esperaba
ya practicaba las muecas.

Que bonito, mi niña.

Besitos dulces.

Brexa dijo...

arrancarme los ojos y soñar... que lindo me suena eso...

Puedes convertir el ruido en sonido en tu alma, no es difícil

saludos!

p.d: lindo el nuevo diseño del blog :D!!!