viernes, 5 de febrero de 2010

Recíproca ausencia


Me distrae un aliento inexistente,
mi supuesto contacto esfumado.
Me subo al tejado de mi mente
y te busco en el mar...
y te intento dejar ahogado,
y pretendo olvidar.
Supongo decir "te extraño",
y quiero encontrar el lugar,
donde comenzó la censura,
donde arriesgué el destino y la dulzura.


¿En qué silencio se acordarán de mí?
su pulso, el suspiro, el día en que no aparecí.
Los lazos formaron tijeras,
y lo quebrado alguna vez se recupera,
pero.. ¿Su compañía cuándo?
¿Cuándo sanará la recíproca ausencia?


Me subo a una nube
evitaré encontrarte,
del destino de siempre,
está ocupada mi mente,
lo demás lo dejo en la frente.
Sus palabras en el amor,
y en otra parte su intención.

6 comentarios:

RMC dijo...

Muy bella la imagen y tu texto
precioso, un placer leerte.
feliz semana.

Teresa dijo...

Que bonita, me quedo con una paz en el alma, que hacia tiempo no conseguía, muchas gracias.

Feliz fin de semana


¿En qué silencio se acordarán de mí?

Gustavo Calderón dijo...

Me hace tanto bien saber que vas, como a mí venir. tu poesía, cada vez más madura. Decir casi sin decir, pero con una imagen que se dibuja clara. Has acertado con tu apreciación de mi poema. Ella está ahí, pero no es la que era. Lo mismo ocurre aquí. Veo una fuerte presencia, y espero que sepa apreciar en su real valor lo que tiene en ti. Un beso, querida amiga.

emilio dijo...

Recuerdos de tiempos olvidados
susurran en silencios
amores que parecían pasados
encuentran en su frente
ausencias sin rechazos.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me hiciste pensar en Llave de Sol.
Me hiciste pensar en musica
y en una melodia.

Pense en un silbido triste,
en una sonrisa exiliada.
En un diablo ajeno
de sonrisa macabra.
en el camino que al se sol aclara
en un reencuentro de cadencias
ante su azucar extasiada.
Y en sonrisas ebrias
y labios libidinosos.
Me hiciste pensar en amores
naufragos a la distancia.


u.u

Edu dijo...

Subirte a una nube, significa porner ruedas de cielo a los sueños, que el corazón hace.
Un Abrazo