jueves, 10 de diciembre de 2009

Es otro clima si camino un poquito


El valle cementado
el río desencantado
el gentío segmentado.
Alcántara con ojitos azulados
de ojitos tierra el cerro alucinado.
Lúcido el sol concienzudo,
buen administrador,
pero este suelo un mal clasificador
verde o áspero según tu "condición".

Faltan estrellas alcanzables
y sobran por allí, en los ostentosos clanes.
Nuestra casa alcanza con una de esas carteras
toda una vida es lo que gastan de sus billeteras.
Un vasto cultivo de distantes
cotidiana cosecha de desiguales.

3 comentarios:

Edu dijo...

Quien llena de cemento un bosque, mata un poco de piel mas de esta tierra verde y azul oceano. Ojala que algún dia los rios vuelvan a estar encantados de agua.
Un Saludo

Angus dijo...

Hermoso, bello poema.

Gustavo Calderón dijo...

Un paso un continente,... Pero en tu poema veo una invasión de cosas duras, como si lo que esperas ver o encontrar es justamente lo contrario. Me encanta el título, me atrae demasiado, y la conjunción de selva y cemento, como para darle vueltas, sin necesidad de llegar a adentrarse en ese límite poético que desencadenas. Un Beso Ema.